Inglaterra.- En el marco del Plan de Control de Tabaco en Inglaterra,investigadores del King’s College London yel Public Health England (PHE) presentaron los resultados de una nueva investigación sobre el uso de cigarrillos electrónicos.

Los resultados del estudio demuestran que el consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes se mantiene con una tendencia a la baja y en los adultos no se ha incrementado. Solo el 1.7% de los menores de 18 años usan vapeadores semanalmente y de los jóvenes que nunca han fumado, solo el 0,2%  los usa con regularidad. Mientras tanto en los adultos, en un 18,2% se ha mantenido el consumo sin mayor variación y su uso se debe principalmente al deseo de dejar de fumar. 

Estos dispositivos son considerados como uno de los sustitutos más efectivos del cigarrillo debido a que entregan la nicotina que el usuario busca, pero sin pasar por el proceso de combustión de tabaco y sin generar los mismos niveles de componentes nocivos presentes en el humo del cigarrillo.

Se debe recomendar a los fumadores que dejen de fumar tan pronto como sea posible y exploren todas las opciones de apoyo disponibles, incluidos los cigarrillos electrónicos”, sostiene Ann McNeill, profesora de Adicción al Tabaco en el King’s College de Londres. El Instituto de Salud Pública de Inglaterra en reportes pasados, como el del 2015 y 2018, ha manifestado que “el vapeo representa sólo una pequeña fracción de los riesgos de fumar y cambiarse completamente de fumar a vapear transmite beneficios sustanciales que seguir fumando”.

A pesar de que a nivel global, los cigarrillos electrónicos no son comercializados como terapias para dejar de fumar, sino como sustitos efectivos del cigarrillo, en Inglaterra, son considerados como la ayuda más popular para dejar de fumar. Hasta el momento, solo el 4% de los intentos de dejar de fumar a través de la asistencia “Stop Smoking Services” en Inglaterra se realizan con cigarrillos electrónicos, aunque este es un enfoque efectivo.

Sobre esto, agrega el profesor John Newton, Director del PHE “mantendremos una estrecha vigilancia sobre los hábitos de los jóvenes en el consumo de cigarrillos electrónicos, para asegurarnos de mantenernos en el camino correcto para lograr nuestra ambición de una generación sin humo”.

En ese sentido, los investigadores señalan que se debe acelerar el declive en el hábito de fumar, ya que si más fumadores se cambiaran por completo a vapeadores se duplicarían las posibilidades de dejarlo. Por eso, a través de los servicios de asistencia se debe educar y promover aún más el uso de cigarrillo electrónico con ese fin. 

Perfiles investigadores

Professor Ann McNeill

Es profesora de Adicción al Tabaco en el King’s College de Londres y dirige el Grupo de Investigación de Nicotina en el Instituto de Psiquiatría.

Es Directora Adjunta del Centro del Reino Unido para Estudios de Tabaco y Alcohol (UKCTAS). Ella recibe fondos para proyectos de una variedad de financiadores como Cancer Research UK (CRUK) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) y no tiene vínculos con ningún fabricante de tabaco o cigarrillos electrónicos.

John Newton

Es director regional del Instituto de Salud Pública para Inglaterra. Además, es profesor honorario de salud pública y epidemiología en la Universidad de Manchester y director de Investigación y Desarrollo en dos grandes hospitales docentes del NHS (Southampton y Oxford)